miércoles, 25 de enero de 2012

Una espiral de sabores




(Scroll down for English recipe)

Vértigo es una película de Alfred Hitchcock estrenada en 1958 en el Festival de Cine de San Sebastián. En la cinta Scottie (James Stewart) es un detective retirado al que un amigo llama para que se encargue de vigilar a su esposa (Kim Novak), que está poseída por un espíritu. Está considerada como una de las mejores películas de Alfred Hitchcok y, aunque no es un dato muy conocido, basada en una novela de Pierre Boileau llamada Sueurs froides: d'entre les morts . La banda sonora, como no podía ser menos, es de Bernard Herrman.



La intriga queda en un segundo plano y el director nos deja con lo auténticamente importante, la tragedia amorosa.  Fue mi admirado Cabrera Infante quien apuntó por primera vez a su similitud con el mito de Orfeo, muy acertadamente porque a veces merece la pena bajar a los infiernos a por Eurídice. Vale el esfuerzo, el sacrificio que se puede llevar a cabo en la cocina o en el trabajo si al final obtenemos una maravillosa recompensa.

Como en el mito, el amor subvierte la realidad para convertirla en algo fantástico. El amor se convierte en un delirio que embarga a los protagonistas y los convierte en personajes arrastrados por la fatalidad.

Para Hitchcock era muy importante el contenido pero también la  forma,  esta no es un a simple excusa y una de las primeras imágenes que observamos es la espiral: el icono del vértigo. Aparece en los títulos de crédito, en el moño de Madeleine, en la escalera que asciende al campanario…y en las galletas que he preparado. La espiral, también como la película es inabarcable, inagotable; nunca se termina de ver, y tiene algo de hipnótico, como muchos sabores a los que volvemos una y otra vez.


La espiral nos puede llevar a pensar también en el laberinto con el Minotauro y Ariadna, con el miedo del hombre, puesto que el vértigo no es más que eso, miedo a las alturas, miedo a lo desconocido y a las habilidades que tiene el hombre para controlar su propio destino. Las galletas podrían haberse hecho de mil maneras y formas distintas, hemos sido nosotros los que nos hemos atrevido a experimentar  con las formas, a decidir que queríamos de ellas…una espiral que nos lleve al destino que nosotros queremos.

Y por último, hay una canción de The Beatles que me recuerda la espiral: The long and winding road cuya letra dice que ese camino, largo y sinuoso, nos deja siempre en tu puerta…como yo quiero dejaros hoy estas deliciosas galletas.

22 comentarios:

Lucia M.A. dijo...

Es increíble como puedes enlazar unas galletas con toda una lección de simbología!

IFeelCook dijo...

Qué buena pinta, deben estar muy buenas estas galletas, que pirrarían a Hitchcock :) Qué gran peli.

Aurélie dijo...

No soy muy fan de Hitchock, me angustian sus peli, pero de algun modo significa que son buenas!!
Las espirales de dátiles... ¿Qué te voy a decir...? Que me encantan, ¡claro!
Ahora mismo atravesaba la pantalla... Un 10!

Mónica dijo...

Voy a experimentar con tu receta, creo que es genial.

En cuanto al film, Hitchock me apasiona. Vértigo, Con la Muerte..., Psicosis, La Soga, ...todas sus películas me gustan y las habré visto cientos de veces. Creo que el análisis de ésta ha sido muy acertado, ligando las galletas al mismo significado. Vamos, un gustazo visistarte!

Amelie dijo...

Como siempre un placer leer tus entradas.
Enhorabuena¡

Delikat Essences dijo...

He olvidado ya la de veces que he visto la película, es una de mis preferidas de Hitchcock junto a "La Soga", y en las dos actúa mi adorado James Stewart (me enamoré de él de niña!, que cosas). Por cierto, deliciosa y suculenta receta. Saludos

Ray dijo...

Me encantan! y Me fascinan!

margot dijo...

Linda te han quedado exquisitas estas galletas, me gusta los dos ingredientes.
Que bonita la foto antigua que dice ... próximamente.
Besos

afreirpimientos.com dijo...

Grandes espirales! Las galletas tienen muy buena pinta, la peli me encanta, al igual que el cartel que está en la cocina de mi madre (regalo de super hijo). Gran post. Besos,
Pablo.

Lydia dijo...

Da gusto leerte! No conocía esta peli pero tiene pinta de ser buena, igual que las espirales :)

Elena -delicious stories dijo...

Sin duda, un clásico del cine... la ha visto unas cuantas veces :)
Y en cuanto a las pastitas, qué ricas, se ven adorables y muy comestibles :)
Besos.

antonia dijo...

oh!! el domingo publicaré una muy parecida.... aunque desde luego, tu presentación es muchísimo mejor!!

Kako dijo...

Te digo excactamente lo mismo que Lucía, me encanta como lo haces!
Las galletas mortales y originales!

Coses de Llàbiro dijo...

Me gusta la peli, la canción y los espirales!
Besos.

fresaypimienta dijo...

Maravillosa fotografías de unas espirales que deben ser una delicia! un beso Linda

Judith dijo...

una combinación fantástica!!! me gusta mucho que tengan dátiles!! besitos

Mónica dijo...

Menuda combinación más buena! Además la presentación es fantástica.
Besos
Mónica-Recetas de Mon

Linda Susan dijo...

Mil gracias a todos. Un beso.

Rosita Vargas dijo...

Una gran receta y muy elegante me encanta es para lucirse con las visitas,abrazos y abrazos.

viru dijo...

Quiero ver otra vez la peli,pero comiendo esas galletas y experimentando sensaciones

luisa dijo...

que rico, me encanta. Me llevo la receta. Bss

Elisa dijo...

¡Esto tiene una pinta deliciosa! como todo lo que nos presentas.

Publicar un comentario en la entrada